SlideShow

2

Una tragedia griega espacial: La voz de los muertos




1.       Introducción.-


            Hace más de un año me había propuesto leer la continuación de la saga de Ender, que empieza con la novela El juego de Ender (1985), para reseñarla también en este blog. Entre las clases que dicto y los nuevos libros que me iba comprando, no encontraba el tiempo necesario para leer La voz de los muertos (Speaker for the Dead, 1986) hasta ahora. La sensación final que me ha dejado el libro es bastante buena a pesar de que tiene un ritmo de narración diferente a su primera novela.
            Con esta obra el autor logra su consagración absoluta. Hay que recordar que con La voz de los muertos (1986) Orson Scott Card obtuvo simultáneamente los premios Hugo, Nebula y Locus, lo cual es muy difícil de lograr ya que se tratan de los premios más renombrados del medio.


2.      El autor.-


            Orson Scott Card (1951) sin duda alguna es un autor muy polémico. Especialmente porque se ha convertido casi en un activista contra los derechos de los homosexuales. Ha llegado incluso a afirmar que la boda entre homosexuales marca el fin de la democracia, lo cual es indudablemente un absurdo. Llama la atención que un escritor de ciencia ficción presente posturas tan conservadoras. Esto ha generado que determinados grupos de activistas a favor de los derechos de los homosexuales le tengan un cariño tremendo, por lo que últimamente buscan boicotear cada una de sus actividades profesionales.
            En cuanto a su labor como escritor, se puede resaltar una prolífica y premiada trayectoria que comienza a los veintiocho años de edad cuando ganó su primer premio Nébula por su novelette Mikal's Songbird. En total ha ganado 9 premios Nébula, dos de ellos en la categoría cuento, otros tres en la categoría novelette y cuatro premios en la categoría novela por sus libros El juego de Ender (1985), La voz de los muertos (1986), Red Prophet (1988) y Prentince Alvin (1989). También ha ganado un premio del World Fantasy Awards en 1987 por su novela corta Hatrack River. Así como ha conseguido 7 premios Locus en distintas categorías, un premio en la categoría cuento, otro más en la categoría novelette, 4 premios en la categoría Mejor Novela de Fantasía con los libros Seventh Son (1987), Red Prophet (1988), Prentince Alvin (1989) y Alvin Journeyman (1995), y finalmente un premio en la categoría Mejor Novela de Ciencia Ficción con  La voz de los muertos (1986). Aunque como queda en evidencia por la fecha de sus galardones, pareciera que su mejor momento como escritor ya ha pasado.


3.      La trama.-


            La historia transcurre pasados tres mil años de los acontecimientos de la primera novela de la saga, cuando Andrew Wiggin ha abandonado su antiguo nombre de Ender y la fama que de alguna manera lo acompañaba. No hay que olvidar que con el transcurso del tiempo, el otrora salvador de la humanidad se había convertido en el genocida que aniquiló a toda la raza alienígena de los insectores. Lo interesante de este cambio en la perspectiva histórica de la humanidad sobre Ender, es que es el propio Ender el que genera esta nueva percepción sobre sí mismo al escribir el libro “La reina colmena” en donde busca difundir los conocimientos recientemente adquiridos sobre los insectores. De esta forma es que también se termina convirtiendo en el primer Portavoz de los Muertos, aquel que difunde los crímenes de Ender y se encarga de pronunciar siempre la verdad. Entonces para el resto del universo, Ender y el primer Portavoz de los Muertos son dos personas totalmente diferentes.
            Ender logra sobrevivir pasados los tres mil años gracias a que se encuentra constantemente viajando en compañía de su hermana, quien mantiene su propia identidad oculta como Demóstenes. Los viajes espaciales le impiden envejecer a ambos, puesto que interviene el efecto de dilatación temporal que evita que, mientras estés viajando en una nave espacial, te afecte el tiempo transcurrido. Eso explica que hayan pasado tres mil años y biológicamente Ender solo tenga una edad equiparable a los treinta y cinco años. El motivo encubierto de tantos viajes es encontrar un mundo habitable para los insectores, quienes pese a todo pronóstico han logrado sobrevivir en un capullo que Ender lleva consigo a todas partes.
            El meollo central de la trama se centra en el descubrimiento de una nueva raza alienígena y en la posibilidad de interactuar con ellos con parámetros totalmente controlados que eviten a toda costa un desastre parecido a lo ocurrido con los insectores. Esta nueva especie de ser vivo inteligente son denominados como cerdis y conforman una civilización tecnológicamente atrasada. Prácticamente son una sociedad de cazadores y recolectores. Para estudiarlos y controlarlos fundan una colonia en ese planeta y crean una nueva rama científica, las de los xenólogos, que son una especie de antropólogos especializados en el estudio de los cerdis.
            Sin embargo, el planeta Lusitania no es un medioambiente privilegiado, al contrario, es sumamente hostil para la raza humana. La pequeña colonia de brasileños que se establece ahí tendrá que trabajar arduamente para sobrevivir. Ellos además tienen el encargo de cuidar a los cerdis, por lo que su otra preocupación es limitar todo contacto con la nueva especie alienígena, para no influenciar en ellos de ninguna manera. Por eso los únicos autorizados para entablar comunicación con los cerdis son los xenólogos. En este caso, es Pipo y su descendencia.
            Pipo es el único xenólogo destinado en el planeta para el estudio de los cerdis. Ha tomado como aprendiz a su hijo Libo, quien ha venido mostrando ciertas dotes para el trabajo académico. Con el transcurso del tiempo también tomará bajo su protección a la pequeña Novinha, una huérfana de la colonia quien quiere seguir el camino de sus padres y convertirse en xenobióloga, que es el nombre que se le da a los biólogos de ese lugar. Novinha y Libo poco a poco se irán enamorando y ese idilio de amor se interrumpirá tras la trágica muerte de Pipo.
            La muerte de Pipo es el primer gran misterio de esta novela. No se entiende cómo esta especie, que se muestra relativamente pacífica con los humanos, lo termina desollando vivo. Al parecer Pipo ha descubierto algo de los cerdis y esto le ha terminado significando la muerte. Novinha lo cree así y hará todo lo posible por evitar que su amado Libo le siga los pasos. En todo ese ínterin, Novinha pedirá la presencia de un Portavoz de los Muertos y esa solicitud será recibida por Ender que se encontraba en un planeta relativamente cercano, a tan solo veinte años de viaje.
            La llegada de Ender al planeta, veinte años después, y los misterios que se seguirán desarrollando tras la muerte de Pipo, darán vida a esta historia.


4.      Opinión (alerta de posibles spoilers).-


            En primer lugar, hay que destacar que el ritmo de narración es completamente diferente a El juego de Ender (1985). En su primera novela nos encontramos frente a una space opera con muchas dosis de acción, mientras que en este libro nos encontramos con una historia mucho más pausada, con dosis de suspenso y misterio. Esto puede sorprender a un lector desprevenido si lo que está buscando es una continuación fiel a la primera novela de la saga. En realidad esto fue lo que me pasó a mí en un primer momento y por eso dejé de leer la novela por un buen tiempo. Así que no se dejen engañar y denle una oportunidad a este libro. Lo merece.
            En segundo lugar, la trama urdida para esta novela bien representa una tragedia griega clásica, en donde el héroe batalla contra su propio destino ineludible. En este caso tenemos a un héroe casi inmortal, ha logrado sobrevivir más de tres mil años y mantenerse con un cuerpo de treinta y cinco, con poderes sobrenaturales, esto gracias al descubrimiento de Jane quien es una inteligencia artificial que controla toda la tecnología humana del universo, y con un destino del que no puede escapar: la salvación de la humanidad. En ese sentido, el personaje de Ender representa a una especie de mesías que se embarca en una cruzada que permitirá la salvación moral de la humanidad. Esto solo es posible si se logra preservar a la nueva especie alienígena descubierta y se logra revivir a la que fue casi aniquilada. Ese es el destino del que Ender no puede escapar. Para ello, en el camino tendrá que reinventar su propia humanidad, de la misma que se había despojado estableciendo nuevamente lazos emocionales con las personas que se encuentran a su alrededor y alejándose de lo único que lo vinculaba a su pasado: su hermana.
            Así como Ender, Novinha es el otro personaje central de la novela, cuyos rasgos son aún más dramáticos. No solo queda huérfana siendo muy niña al desatarse una tremenda plaga en el planeta, sino que luego pierde a la única persona que pudo comprenderla, Pipo, y que se había convertido en una segunda figura paterna para ella. Lo peor es que la muerte de Pipo le alerta del peligro que corre su hijo, Libo, quien es a la vez el amor de su vida. Esto le hace tomar decisiones drásticas para evitar que Libo pueda encontrar aquel terrible secreto que pareciera que Pipo ha descubierto de los cerdis antes de morir.  Por eso nunca se casan y mantienen una relación prohibida como amantes por largos años hasta que finalmente Libo termina siendo asesinado también por los cerdis. No pudo escapar tampoco de su destino. Para empeorar esta situación, su hijo Miro, quien desconoce que su verdadero padre es Libo, se enamora de Ounda, hija de Libo y a la vez su hermana. El incesto entre hermanos, real o figurado, pareciera ser una temática frecuente en Orson Scott.
            Se configura entonces una historia en donde los dos personajes centrales o se entregan casi ciegamente a su destino predispuesto o intentan en vano en luchar contra él. Lo fundamental es entender qué hagan lo que hagan su destino es inevitable, se encuentra ya trazado como el destino de casi todos estos héroes griegos clásicos.
            En tercer lugar, el trasfondo de la trama presenta incongruencias. Para empezar no tiene ningún sentido que se creen nuevas disciplinas científicas para estudiar la biología del planeta (los xenobiólogos) o para estudiar a esa nueva especie de los cerdis (los xenólogos) si es que prácticamente no van a existir recursos y personal para llevar a cabo estas investigaciones. Durante toda la historia solo se observa a un xenólogo, primero fue Pipo y luego Libo, quien finalmente es muerto y termina siendo reemplazado por su aprendiz quien paradójicamente es también hijo suyo. Lo más curioso es que sus aprendices no reciben ningún tipo de educación formal y asumen los cargos en sus respectivas adolescencias. El caso de los xenobiólogos es peor aún. Los primeros xenobiólogos de la colonia, que son los padres de Novinha, mueren durante la plaga y no son reemplazados hasta que Novinha crece y logra reemplazarlos en el cargo ella sola. Es decir, toda una colonia se queda sin sus investigadores principales por varios años y nadie hace absolutamente nada para remediar el asunto. Para ser el único planeta del universo conocido que contiene a la única especie de vida extraterrestre inteligente conocida esto suena muy anómalo. Lusitania es casi un planeta abandonado, al que no se le presta mayor atención.
            Esta falta de recursos y abandono general es muy notorio. Lo único que impide a los cerdis de entrar a la colonia de humanos es una especie de alambrado eléctrico. Sumado a que los protocolos para estudiar a los cerdis son bastante inusuales. No se toma ninguna muestra biológica de ellos para empezar. Aunque el autor parece consciente de esto, ya que hace que en un momento de la novela Novinha cuestione en ese sentido a Pipo. Sin embargo, prácticamente pasan decenas de años y se sabe muy poco sobre esta nueva especie. No tiene mayor sentido eso. La única razón posible tiene relación directa con la trama, como una manera de darle mayor realce a la figura de Ender, quien termina efectivamente desvelando todos los secretos de los cerdis.
            Lo peor es que la descripción biológica de todo ese planeta no tiene ningún asidero lógico posible, tal como lo plantea Sergio Mars en su reseña del libro:

“Me veo obligado a mencionar que el aspecto biológico de la novela no tiene ni pies ni cabeza. Lo sé, al 95% de los lectores le importará un pimiento, pues no es sino una excusa para la trama, pero la investigación ecológica/genética supone una parte tan crucial de la vida de Novinha, Pipo y Libo que tampoco puedo descartarla por completo y… bueno, soy biólogo, el ciclo vital cerdi y la descolada requieren de mí una excesiva suspensión de la incredulidad.” (Mars 2010)

            Finalmente, en cuarto lugar, parte del éxito de la novela radica en la reflexión que hace el autor sobre la capacidad que tenemos los humanos para relacionarnos con grupos culturales distintos. En el caso de la novela esto es llevado a un extremo puesto que           se trata de dos especies distintas, pero la idea se mantiene. ¿Cuánto hay que ceder en pos de una mutua comprensión? ¿Cuáles deben ser los límites de esas interrelaciones? ¿Cómo es posible aprender del otro sin resultar invasivo u opresor? Lo curioso de este tipo de interrogantes que el libro puede generar es que todo ese esfuerzo dialéctico desplegado por Libo y sus sucesores parece borrarse de plano con la llegada de Ender y su actitud absolutamente impositiva frente a los cerdis. Al final de la obra, los cerdis quedan completamente avasallados por todo lo que representa Ender. Al igual que en el libro previo, la reflexión parece ser solo accesoria, sin mayor profundidad, que se usa para gustar a la crítica y al lector promedio del género literario pero nada más.
             A pesar de todo, recomiendo la lectura de esta novela, especialmente por la narración que tiene, cargada de misterios y personajes entrañables. Uno se puede identificar con ellos fácilmente y esto hace que nos involucremos en su historia. ¿Continuamos con la saga entonces? Algunos entendidos no recomiendan leer los demás libros, pero recién cuando lea el tercero, sabrán cuál es mi opinión al respecto.
  

Otros artículos recomendados:

  •    El emperador de todas las cosas, crítica sobre cómo se terminan construyendo la mayor parte de tramas en la ciencia ficción. Parte de este análisis se centra en el personaje de Ender.


2 comentarios:

Anónimo

con respecto a la dilacion de tiempo entre los viajes subluz e hiperluz, el trabajo que te aclara la mente de forma bien práctica y para siempre, me parece a mi que es "The Forever War". A mi sabe a novela antigua, porque allá por el siglo 15, cuando un rey estaba en un continente y sus subditos tenían problemas en otro continente, para enterarse tardaba 6 meses. Luego otros 6 meses para mandar la respuesta. Durante ese tiempo, había que arreglarselas con lo que hubiera. :) En el universo de Ender, las llamadas por telefono son instantaneas, pero el viaje sigue siendo lento, eso ha ocasionado que 25 años de bloggeo de Ender se hallan extendido por los miles de años de tiempo relativo. loco, ¿no?

Héctor Huerto

Eso es lo que tampoco me termina de convencer mi estimado anónimo. No entiendo la tecnología del ansible a la par que los viejes espaciales sean tan lentos. Me parece una constradicción bastante insalvable.

Publicar un comentario