SlideShow

0

Nuevo blog y propuesta: entre la ciencia ficción y la fantasía



Mi primer acercamiento a la literatura fantástica épica se debió gracias a El Comercio. Era un domingo cualquiera. Yo tenía alrededor de veinte años y había estado esperando ansioso que llevaran los periódicos a casa para ojear los suplementos dominicales de El Comercio y de La República. El primero aun tenía una interesante sección cultural mientras que el segundo tenía crónicas políticas bastante jugosas. Recuerdo que esa mañana me devoré encandilado una crónica sobre El señor de los anillos de Tolkien que cambiaría mi vida para siempre.

Nunca antes había escuchado o leído sobre este autor y su saga de tres maravillosos libros, pero ni bien supe de su existencia tuve que leerlo. Evidentemente esto fue varios años antes de que aparecieran las películas basadas en esas novelas. Felizmente encontré sus libros en la biblioteca de mi universidad, por lo que no dudé en pedirlos prestados al instante. Me sumergí entonces en una de las narraciones más emocionantes que había presenciado, sí, presenciado, puesto que viví cada una de las experiencias de sus personajes como si fueran las propias. Esta fue la primera de muchas sagas que fui devorando en todo este tiempo. Varias de ellas inolvidables, pocas decepcionantes.

          Una de las primeras sagas que leí después de El señor de los anillos fue El ciclo de la puerta de la muerte, escrita por Margaret Weis y Tracy Hickman. Probablemente se trate de la mejor obra de estos autores y la menos conocida paradójicamente. También vale la pena recordar la entretenida saga de dragones de Richard Knaak. De ahí pasé a una de las mejores sagas fantásticas: Añoranzas y pesares, cuyo autor –Tad Williams- se hizo uno de mis favoritos. Se trata de una obra crepitante, a pesar de un inicio bastante lento, con personajes entrañables. Posteriormente, La rueda del Tiempo de Robert Jordan se convirtió en una de las historias más excitantes que había gozado hasta ese momento. Hasta que leí los primeros dos libros de la saga de Malaz: el libro de los caídos de  Steven Erikson, que me ha provocado un revuelo sentimental profundo que me ha llevado a abrir este blog. Esto no quiere decir que no haya leído a otros autores del género como Ursula Leguin, C.S. Lewis, Rowling, Patrick Rottfus, George Martin, Susanna Clarke, Michael Ende, Michael Moorcock, Paolini, Joe Abercrombie, Gleen Cock, Sanderson entre otros que por ahí olvido.

             Algo parecido me pasó con la ciencia ficción, puesto que a pesar que había leído a Jules Verne desde mi pubertad, volví a redescubrir al género de la mano con la fantasía épica. Grandes sagas y nuevos autores fueron apareciendo en mi constelación de lecturas de ese momento. Quedé impresionado con las intrigas de los Vorkosigan de Lois McMaster Bujold y viajé de la mano de C.J. Cherryh en su nave Orgullo. Mis dos sagas de ciencia ficción favoritas, de lejos. Conocí mundos distintos, civilizaciones alienígenas exóticas y personajes desesperanzados ante la inmensidad y complejidad del universo. Nunca leí mejores críticas a nuestra sociedad actual que a través de las novelas de ciencia ficción. En ellas podemos encontrar a nuestra humanidad descarnada y sangrante ante nuestros propios odios y defectos.

          La idea de este espacio es desatar mi pasión por estos mal llamados subgéneros de la literatura, que en realidad conforman un solo y gran género, que reúne tanto las novelas sobre mundos fantásticos y medievales, de realidades paralelas a la nuestra en donde la magia cumple un rol fundamental, como a las novelas sobre realidades futuras y universales. Por eso no es raro encontrar autores como Lois McMaster Bujold o Tad Williams que coqueteen con ambas temáticas.

              En este blog se podrán encontrar reseñas a las novelas que voy leyendo o he leído en los últimos años, así como comentarios sobre autores, noticias y novelas prontas a publicarse. El objetivo subyacente es dar a conocer un género literario que particularmente adoro y encontrar personas que compartan estos mismos gustos o pareceres. ¿Por qué se llama Cazador de dragones? Pues eso es un secreto. Por lo pronto, la mesa está servida y the winter is comming…

0 comentarios:

Publicar un comentario